Comparamos el Samsung Galaxy S7 Edge con el OnePlus 3

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Tener sobre la mesa dos móviles como el Samsung Galaxy S7 Edge y el OnePlus 3 es un auténtico lujo. Y una suerte, también es una suerte. Además, es una invitación a compararlos frente a frente, que son dos smartphones que se prestan a ello. Así que, ¿iba a resistirme?

Dos dispositivos de altas prestaciones, con todo lo necesario para colmar los deseos de cualquiera, bonitos por fuera y de construcción sólida… No hay duda: decantarse por uno o por el otro es una elección segura. Hasta ahora no ya que el OnePlus 3 paró de venderse, pero, ya que retoma su distribución el lunes, es un buen momento para la comparativa.

¿Cuál elegir? Me temo que la disyuntiva entra en el terreno personal. Además de plantear un conflicto con la cartera, que la propuesta de Samsung continúa siendo más cara. Pero dejemos el precio aparte y centrémonos en la experiencia que arrojan.

Comparativa de características

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Lo primero es lo primero: el duelo virtual prestando atención a sus especificaciones. Ambos son top, pero el Samsung Galaxy S7 Edge destaca por sus añadidos.

Samsung Galaxy S7 EdgeOnePlus 3Pantalla5,5″ Super AMOLED con resolución 2K (1440 x 2560 píxeles y 534 ppp)5,5″ Optic AMOLED con resolución 1080p (1080 x 1920 píxeles y 401 ppp)ProcesadorExynos 8990 Octacore de 64 bits y 14 nmQualcomm Snapdragon 820 Quadcore de 64 bits y 14 nmGPUMali-T880Adreno 530Memoria RAM4 GB6 GBAlmacenamiento interno32/64/128 GB UFS64 GB UFSTarjeta SDSí, hasta 128 GBNoConectividadLTE, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, Ant+, GPSLTE, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, GPSBatería3.600 mAh con carga rápida3.000 mAh con carga rápidaCámara trasera12 MPX con apertura f/1.7 y estabilizador mecánico de imagen16 MPX con apertura f/2.0 y estabilizador mecánico de imagenCámara delantera5 MPX con apertura f/1.78 MPX con apertura f/2.0SoftwareAndroid Marshmallow con TouchWiz Android Marshmallow con OxygenOSDimensiones150.9 x 72.6 x 7.7 mm152.7 x 74.7 x 7.4 mmPeso157 gramos158 gramosOtrosResistencia al agua, sensor de ritmo cardíaco y de oxígeno en sangre, micro USBConmutador de estado, USB tipo C

Construcción, acabados y apariencia

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Comparar dos smartphones como éstos haciendo referencia sólo a cómo se ven y se sienten resulta complicado. Éste es un punto donde más incide la valoración personal, aunque creo que el riesgo en el diseño también puntúa. ¿Quién vencería? El Samsung Galaxy S7 Edge posee una apariencia diferente a lo demás y unos rasgos de los que no puede escapar la mirada.

¿Tiene el OnePlus 3 peor construcción? Ni mucho menos. Aluminio para todo el cuerpo, compacto, se siente muy sólido y nadie puede negar que desborda lujo por cada esquina. Aunque claro, la belleza de la pantalla curva es mucha belleza. Y también resulta más manejable el S7 Edge: es ligeramente más pequeño. Con sus defectos, como una cara trasera de cristal más resbaladiza que la metálica de su contrincante.

Bajo mi punto de vista, el botón físico de Samsung pierde frente al capacitivo de OnePlus. Además, el OnePlus 3 ofrece un mejor desbloqueo con la huella y la opción de situar los botones en pantalla. Del resto de botones no hay pegas en ambos, aunque el conmutador del OnePlus 3 añade algún “puntillo” positivo (me parece muy práctico). Eso sí: la protuberancia de la cámara trasera penaliza a ambos por igual.

El Samsung Galaxy S7 Edge es más característico y arriesgado; el OnePlus 3 apuesta por líneas más clásicas sin que por ello ofrezca peor construcción. Ambos denotan máxima calidad, aunque Samsung juega mejor sus bazas como fabricante: el acumular experiencia en pantallas curvas le sirve para redondear ese aspecto en el Galaxy S7 Edge. En todos los sentidos.

Potencia y prestaciones

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Éste es un apartado clave para dos smartphones que se dirigen al público más exigente. Como resulta lógico, pagar un precio alto (con más matices en el caso del OnePlus 3) implica recibir mayor potencia. Sin que se distingan en exceso: los dos se comportan a un altísimo nivel ejecutando aplicaciones y juegos.

El Qualcomm Snapdragon 820 le gana la batalla al Exynos 8990 en los benchmarks. También ocurre con la GPU: Adreno 530 vs Mali-T880. Las diferencias no son exageradas, pero sí las suficientes para que el OnePlus 3 destaque algo por encima. Aunque eso sí: a la hora de la verdad, que es el uso diario, no noté diferencias.

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Ambos se mueven con celeridad y sin que se aprecie lastre por la carga del sistema o de la capa. Es innegable que TouchWiz es mucho más pesada que OxygenOS, sobre todo a la hora de mantener procesos y apps en segundo plano que el usuario no puede desconectar. Pero esto no incide en una mala experiencia con el Samsung Galaxy S7 Edge, incluso a veces ocurre lo contrario: disponer de más funciones vía software es un valor añadido del que el OnePlus 3 carece. Es matizable y va según gustos, lo sé.

Donde sí que no hay color es en la comparativa de pantallas. Bueno, sí que hay: los colores son mucho más vivos en el Samsung Galaxy S7 Edge con mayor nitidez en los objetos representados. La calibración peca de falta de correspondencia con la realidad en el caso del OnePlus 3, algo que se soluciona con el modo sRGB.

El S7 Edge aporta el modo básico si se desean colores más naturales, pero la calibración por defecto tampoco se aprecia demasiado saturada. Y la mayor resolución es un punto positivo. Además, hay que recalcar el brillo máximo del Samsung Galaxy S7 Edge: la pantalla se ve perfecta incluso bajo el sol. La del OnePlus 3 no posee un brillo deficiente.

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

No hay exageradas diferencias en términos de conectividad más allá de que el OnePlus 3 incorpora USB de tipo C (creo que aquí gana). El sonido es bastante mejor en el Samsung Galaxy S7 Edge, sobre todo con auriculares. Eso sí: el OnePlus 3 tiene doble SIM, todo un “win” para quien lo valore. Y el S7 Edge aporta sensores extra junto al flash de la cámara. Ninguno de los dos tiene radio FM.

Batería y autonomía

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Aquí hay dos diferencias claras: 3.000 mAh en el caso del OnePlus 3 y 3.600 para el Samsung Galaxy S7 Edge. Una diferencia sustancial que se ve también en el uso diario: la autonomía del Samsung es objetivamente mejor. Quizá no tanto como indican los números ya que el gasto con la pantalla apagada es menor en el caso del OnePlus 3, pero el Samsung siempre durará más.

No he notado calentamiento en ninguno de los dos, tampoco a la hora de cargar. Ambos utilizan carga rápida a través de su cargador propietario, con un claro ganador en este campo: el OnePlus 3. La carga DASH es una auténtica maravilla, sin duda una de sus mejores bazas. En términos de tiempo, algo más de 50 minutos para el primero y una hora y media para el Samsung Galaxy S7 Edge.

Con ninguno de los dos hay que temer por la jornada de aguante, pero será el Samsung quien aprovechará mejor la opción de seguir funcionando al día siguiente. Y eso que su gasto en “stand by” es incomprensiblemente elevado (demasiados procesos activos, como comentaba antes).

Software y aplicaciones: diferentes como de la noche al día

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

No hay apartado más subjetivo en esta comparativa que el de software. Existen dos posibilidades:

  • ¿Prefieres Android lo más puro posible? No hay ninguna duda, lo tuyo es el OnePlus 3.
  • ¿Quieres un móvil con más apps y funciones? El Samsung Galaxy S7 Edge apuesta por TouchWiz extra equipado, lo cual es un arma de doble filo.

Como en toda comparativa influye de manera notable la opinión del que la escribe, daré mi parecer: yo me quedo con el Samsung Galaxy S7 Edge. El software añadido lo considero un valor. La empresa investigó, desarrolló, ingenieros se tomaron su tiempo creando funcionalidades exclusivas. Las uses o no, en el Edge se aprecia ese esfuerzo por diferenciarse.

No es que OxygenOS venga cojo de posibilidades, que en OnePlus aportan unas cuantas. Encendido y apagado con doble toque, el conmutador de tres estados, opción a tener los botones de navegación en pantalla o fuera… Su aspecto es bastante similar a Android stock, algo que aprecia gran parte de los usuarios de Android.

Ambos fabricantes poseen cierta mala fama con sus actualizaciones. En lo que yo estuve con ambos no encontré problemas en este punto: los dos se encuentran en la penúltima versión estable de Android. Es de esperar que Nougat llegue a ambos, aunque yo me decantaría antes por el Samsung Galaxy S7 Edge que por el OnePlus 3.

En la fotografía hay un claro ganador

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Y no es otro que el Samsung Galaxy S7 Edge. En serio, qué pedazo de cámara móvil. Rápida en el arranque, en la ejecución, con un auto enfoque que da gloria verlo y unas fotos con baja luz que son impresionantes. También la interfaz destaca por sus posibilidades, por su modo Pro y guardado en RAW. Quizá haya demasiados modos, pero la cámara es apta tanto para sacar fotos perfectas con un toque como para dedicarle más tiempo a ser creativo.

¿Tiene el OnePlus 3 una mala cámara? Ni muchísimo menos, está a la altura de las mejores en Android. Pero su desempeño queda un par de escalones por debajo de su contrincante. No tengo ninguna pega con la colección de capturas que me ha brindado, y también hace buenas fotos con baja luz; pero no es tan rápida ni ofrece tantas posibilidades.

Ambas incorporan grabación de vídeo en 4K, estabilizador de imagen y el modo profesional que comentaba antes (con guardado en RAW y formato DNG). No decepcionan como sustitutos de una cámara compacta y se puede salir con ellos sin riesgos a perder los mejores instantes. Pero claro, el Samsung Galaxy S7 Edge sobresale. No demasiado, pero sobresale.

And the winner is…

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

Te voy a ser sincero: ambos me parecen exageradamente buenos. Podría colocar otros muchos adjetivos. Rápidos, bonitos, potentes, capaces de hacerte babear con sólo verlos sobre la mesa o tenerlos en la mano… Vale, esto último no es sólo un adjetivo, pero creo que define a la perfección lo que son capaces de conseguir en alguien que adora la tecnología móvil.

De lo mejor, no sólo en Android. Eligiendo cualquiera de ellos tienes smartphone para rato, aunque ambos se dirigen a un tipo de público diferente. Samsung supo evolucionar su concepto de móvil con curva haciéndolo tan bello como potente. E incluso posee protección contra el agua, un plus que eleva todavía más su nota. Sigue teniendo TouchWiz y es más caro, pero también es mejor.

Tener más batería ofrece mayor tranquilidad. También en el caso de la fotografía: el Samsung Galaxy S7 Edge es un auténtico lujo a la hora de capturar el entorno. Del OnePlus 3 me gusta mucho más su desempeño con la huella dactilar o el conmutador físico. Además de que el doble de almacenamiento interno y 2 GB más de RAM son una garantía de que aguantará a la última bastante tiempo. Pero el S7 Edge tiene opción a tarjeta SD, algo a tener muy en cuenta.

Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs OnePlus 3

¿Cuál es la mayor diferencia? El precio, obvio. Los 400 euros del OnePlus 3 hacen que este smartphone sea casi imbatible en ese segmento. Aunque también hay que decir que el Samsung Galaxy S7 Edge bajó mucho de precio y es fácil conseguirlo por menos de 600 euros. ¿Lo quieres más barato? Apunta al S7 normal. Lástima que la menor batería afecte a esa elección.

And the winner is… El Samsung Galaxy S7 Edge. No por demasiado, pero sí por lo suficiente. Siempre manteniendo una idea por encima: el OnePlus 3 será una elección de la que tampoco te arrepentirás.

BQ Aquaris X5 Plus, análisis completo con opiniones y comentarios

ErrorError

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

El primer contacto con el BQ Aquaris X5 Plus lo tuve en el MWC 2016. Allí me lo enseñaron sin que aún fuese un modelo final. Carecía de lector de huellas dactilares ya que estaba montado sobre un Aquaris X5 normal; que tampoco difiere en exceso por fuera del X5 Plus. Le di un primer repaso en ese MWC, probé todo lo que se puede probar en un evento multitudinario y me llevé una sensación satisfactoria.

Tras unos meses donde saltaron novedades en todos los rangos de precio, me llegó la oportunidad de revisar a fondo el BQ Aquaris X5 Plus. Con las primeras sensaciones en mente, vinieron también los primeros contrastes. La mayor parte buenos: el móvil ha mejorado tras los meses transcurridos entre presentación y lanzamiento. También aprecié ciertos aspectos que no me convencen, como ocurre con cualquier aparato cuando se usa de manera continua.

8,8

  • Pantalla de 5 pulgadas”
  • Qualcomm Snapdragon 652
  • Cámara de 16 Mpx
  • Batería de 3200 mAh
  • 2 GB de RAM
  • 16 GB de Almacenamiento
  • Peso: 150 g
  • Dimensiones: 70x145x7.7
  • Resolución de 1080×1920
  • Más especificaciones Menos especificaciones

PVP 279€€Comprar€ComprarNos gusta

  • La pantalla
  • Muy buena construcción
  • La batería

No nos gusta

  • Poca memoria RAM
  • No demasiado almacenamiento
  • No incluye cargador

bq

Avanzando un poco los comentarios, diré que el BQ Aquaris X5 Plus es un móvil al que no se le puede pedir mucho más por lo que cuesta. Quizá la empresa española no tenga tan buena prensa como antaño, pero lo cierto es que el trabajo con este modelo es espléndido. Y paso a los hechos para demostrarlo.

Características del BQ Aquaris X5 Plus

Lo primero es lo primero: pongamos sobre el papel todos los detalles técnicos que hacen al móvil ser como es. Como suele ocurrir cuando uno se mueve por las gamas de precio medias, hay que tener en cuesta el coste: 279 euros en tienda. También está disponible la versión de 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento por 319,90 euros.

  • Pantalla de 5 pulgadas Full HD (1080 por 1920 píxeles. 440 píxeles por pulgada). LTPS Quantum Color. Brillo de 620 nits.
  • Dimensiones: 70x145x7.7 milímetros.
  • Peso: 150 gramos.
  • Procesador Snapdragon 652 de Qualcomm octa-core a 1,80 Ghz. GPU Adreno 510.
  • 2 o 3 GB de RAM, según versión (la del análisis es de 2 GB).
  • 16 o 32 GB de memoria interna, según versión. Ampliables por microSD hasta 256 GB (en el análisis es de 16 GB).
  • Cámara trasera con sensor de 16 megapíxeles (Sony IMX298). Apertura de f/2.0. Dual tone flash. Grabación de vídeo 4K (a 30 fps) y Slow Motion en 720p (a 120 fps)
  • Cámara delantera con sensor de 8 megapíxeles (Sony IMX219). Apertura de f/2.0. Grabación de vídeo FUll HD (a 60 fps).
  • Conectividad: Wifi 802.11b/g/n/ac (banda dual -2,4/5 Ghz), Bluetooth 4.1, 4G LTE y NFC.
  • GPS y GLONASS. Compatible con el sistema de navegación por satélite Galileo.
  • Batería: 3200 mAh.
  • Software: Android 6.0.1 Marshmallow.
  • Otros: lector de huellas, LED de notificaciones, radio FM.

Sólido, compacto y de tacto agradable

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Al estar acostumbrado a los móviles más grandes (el OnePlus 3 y LG V10 tienen la culpa), el BQ Aquaris X5 Plus se me hace mucho más contenido en la mano. El diseño es agradable: no resulta excesivamente original, pero tampoco creo que deba serlo. Cuerpo de aluminio (pintado en negro para el modelo de review), cara trasera plástica que no desentona con el metal, frontal suficientemente aprovechado por la pantalla.

No se siente pesado, aunque ligero tampoco. El agarre es bueno y el plástico trasero ayuda a que no se resbale de la mano (tampoco sobre una superficie lisa). Los acabados son excelentes sin que en ningún momento el BQ Aquaris X5 Plus dé señas de producto barato. Y un detalle que no me gusta: el cristal de la cara delantera queda unas décimas de milímetro por debajo del aluminio; por lo que la sensación es la de que el dedo “raspa” al salir por el borde (rebabas). Esto ayuda a que el cristal no se raye; pero una pantalla 2,5 D hubiese redondeado el frontal.

El BQ Aquaris X5 Plus es algo grueso para tener cinco pulgadas de pantalla. No es una condición que enturbie su uso, sobre todo al saber que dentro alberga 3.200 mAh de batería. Sí que se reserva demasiado espacio inferior y superior en el frontal: con una reducción de estas dos zonas se habría redondeado el diseño. Los marcos no son mínimos.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Los botones están situados en el costado derecho manteniendo una posición correcta a la hora de pulsarlos. El BQ Aquaris X5 Plus posee dos bandejas extraíbles: una justo encima de los botones para las dos nano SIMs y otra en el costado izquierdo para la SD de hasta 256 GB. Dentro del paquete, como es habitual, se incluye un pincho de metal para la extracción.

La cara trasera del BQ Aquaris X5 contrasta por el tacto y su composición. Policarbonato del color marcado en el aluminio con una tonalidad algo inferior. Aunque pudiese parecer lo contrario, no le queda mal esta cara plástica. Y ayuda a que el móvil se agarre mucho mejor.

De la zona trasera destacan el sensor de huellas, colocado en el tercio superior, y la cámara con su flash LED de doble tono englobado en una elipse de distinto color. El sensor de huellas está algo bajo para llegar con comodidad si se tienen las manos algo grandes (la yema del dedo índice queda por encima en situación natural); y la lente queda un poco hundida en el cuerpo. En principio no debería arañarse al apoyar el móvil sobre cualquier superficie, pero tengo mis dudas.

Pocas pegas se le puede poner a la construcción del BQ Aquaris X5 Plus. Muy sólido, elegante, gran apariencia y con la combinación de materiales que no sólo asegura ligereza y comodidad, también facilita un buen uso del smartphone. Y lo he usado bastante.

Buenas prestaciones sin llegar al top

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

El precio acaba marcando el límite al que un smartphone puede aspirar, por lo que siempre habrá un techo. Aunque en el BQ Aquaris X5 Plus el techo está lo suficientemente alto como para que no se demande más potencia de la que se necesita de manera habitual.

El procesador es un Qualcomm Snapdragon 652 con el cual ya tuve buenas experiencias. Ningún pero en este sentido: se comporta veloz en todo momento sin que haya apreciado defectos en la ejecución. Buen nivel en juegos y con la batería aguantando el tirón (perfecto para salir a cazar Pokémon, comprobado). Eso sí: al menos en el modelo que yo tengo, la RAM es demasiado escasa (está disponible el modelo superior).

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

He de admitir que volver a un móvil con 2 GB de memoria RAM desde los 6 GB del OnePlus 3 se nota bastante. Más aplicaciones cerradas de las que deberían, Home redibujándose a menudo al salir de una aplicación y una sensación general de que el móvil no “trabaja a gusto” cuando se le exige agilidad en la multitarea. Actualmente no está disponible el modelo con 3 GB, pero sería interesante vigilar su disponibilidad.

En el lado del almacenamiento interno el BQ Aquaris X5 Plus cuenta con 16 GB (el modelo que analizo) con espacio para tarjetas SD de hasta 256 GB. El usuario dispone de 10,64 GB.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Ningún inconveniente en uno de los aspectos primordiales de un smartphones, que no es otro que el de las conexiones. Todas las bandas habituales en LTE, veloz en redes WiFi de 2,5 y 5 GHz, Bluetooth… Incluye NFC para los pagos móviles, por lo que es un móvil que no presenta problemas para los requerimientos actuales de seguridad. Micro USB 2.0, radio FM y jack de auriculares en la parte superior.

Uno de los aspectos donde destaca es que se trata del primer móvil comercial en distribuirse con compatibilidad para Galileo. el sistema de posicionamiento por satélite europeo. Aunque, a día de hoy, es una opción inútil: Galileo aún no ha terminado su despliegue, por lo que no se espera que funcione como mínimo hasta el año que viene (la fecha límite es el 2020, va con retraso). En cuanto al GPS, el posicionamiento es correcto, aunque no demasiado preciso.

Tampoco flojea en la reproducción de audio, tal y como suena: el altavoz externo del BQ Aquaris X5 Plus es muy potente. Tanto, que te deja sordo al máximo volumen; aunque con distorsión, especialmente en agudos. Se escucha muy bien mediante auriculares con buena presencia de graves (quizá demasiado). Es compatible con archivos de sonido en HiFi y, por contra, carece de ecualizador integrado. Habría sido la guinda.

Sensor de huellas rápido y fiable

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Entraríamos en la discusión eterna si dijera que me parece peor o mejor el hecho de que el BQ Aquaris X5 Plus apueste por colocar el sensor de huellas atrás, por lo que no valoraré la elección. Sí diré que y me he acostumbrado a tenerlo delante acomodándose al Home, pero no tuve problemas al tenerlo detrás. Eso sí, ya lo dije antes: quizá la posición sea demasiado baja para la altura normal del dedo índice.

En cuanto a efectividad y rapidez en el bloqueo, yo no tengo pegas: rápido, fiable, eficaz y pantalla encendida en menos de un segundo con sólo posar el dedo marcado sobre el sensor. La grabación de una nueva huella tampoco se demora. El sensor se encuentra sin problema palpando con la yema del dedo.

Buena pantalla y tamaño más que recomendable

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Dejo la opinión de la pantalla al final de las características para darle un repaso más a fondo (igual que la batería). Me gusta la pantalla del BQ Aquaris X5 Plus, tanto por tamaño (las 5 pulgadas son un tamaño adecuado) como por resolución y detalle. El color lo encuentro algo saturado (al principio dudé con que fuese AMOLED), pero manteniendo en todo momento un buen nivel de nitidez y de contraste.

El brillo es uno de los puntos donde más destaca la pantalla del BQ Aquaris X5 Plus. Suficiente para ver el móvil en exteriores sin ningún tipo de problema, incluso aunque haya sol. Aunque el brillo mínimo sigue siendo mucho para un entorno a oscuras por completo.

Algo que echo mucho de menos son los gestos para encender y apagar la pantalla con doble toque. Es cierto que con el lector de huellas el móvil se desbloquea en décimas de segundo, pero encuentro que el doble toque de encendido es algo imprescindible en un móvil moderno. Eso sí: incluye Ambient Display para las notificaciones con pantalla apagada.

Batería, otro de sus puntos fuertes

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

3.200 mAh sobre el papel para un procesador que equilibra bien la autonomía, un sistema que se mantiene en línea y una pantalla “contenida” con una resolución que tampoco sube el pesado escalón de la resolución 2K. Siguiendo con el análisis sobre el papel, el BQ Aquaris X5 Plus debía de dar una autonomía al menos aceptable. Y la realidad supera con creces lo estimado.

No es que haya aguantado dos días lejos del enchufe de manera habitual, pero sí me encontré con mucha más autonomía de lo esperado. La gestión de la batería se mantiene a buen nivel: de media aguanta el día y medio con un uso moderado/bajo. Yo lo he tenido casi tres días sin cargar en los primeros días de agosto y sin salir de casa; lo normal se encuentra en torno a unas 12/14 horas con un uso lógico manteniendo 5 horas y media o 6 de pantalla.

Como de estimaciones personales no se puede trazar una media objetiva al 100 %, aquí va un test de batería realizado con Geekbench 3. 4.363 puntos, una puntuación alta que sitúan al móvil a la altura del Samsung Galaxy S6 Edge+, por ejemplo.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Hay que tener en cuenta que BQ no distribuye cargador con este móvil, por lo que sólo se incluye el cable USB en la caja. Tampoco es compatible con la carga rápida aunque se utilice un cargador compatible (o no conseguí que cargase rápido con ninguno de los míos). La carga de 0 a 100 pasa de las dos horas.

Software: casi limpio y actualizado a la última versión de Android Marshmallow

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

No se le pueden poner pegas en este sentido: el BQ Aquaris X5 Plus viene actualizado a la última versión estable de Android (Marshmallow 6.0.1) manteniendo un aspecto stock completamente limpio. Google Now Launcher de serie, menús y conectores rápidos con este estilo, opciones mínimas añadidas y nada que estorbe el buen funcionamiento del sistema.

Pocos añadidos en forma de aplicación, sí muchas mejoras. Sobre todo en apps como la cámara: aunque ya la analizaré en el apartado siguiente, BQ ha hecho muy buen trabajo con la interfaz de captura. También incluye radio FM y una app propia con la que establecer la garantía extendida: BQ Plus.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Más allá de aplicaciones, el Aquaris X5 Plus incluye algunas pinceladas que mejoran la experiencia. Por ejemplo, un práctico sistema de encendido y apagado automático para programar las horas de dormir (u otras desconexiones); también tenemos la opción de desactivar los botones capacitivos y colocarlos en pantalla; dispone de Ambient Display para las notificaciones con la pantalla apagada; o gesto rápido para abrir la cámara con doble pulsación en el volumen.

Sin ser una maravilla, la cámara saca muy buenas fotos

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Como ocurre en el resto de apartados, la cámara del BQ Aquaris X5 Plus pinta bien sobre el papel a tenor de las especificaciones. Aquí nos encontramos con un sensor Sony IMX298 de 16 MPX para la cara trasera con una apertura f/2.0, auto enfoque por detección de fase, flash de doble tono, grabación de vídeo en 4K y 30 fps con cámara lenta a 720p y 120 fps. En la práctica puedo decir que se comporta a la perfección tanto en vídeo como en foto.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

La aplicación de cámara es una de las más completas con las que me he encontrado últimamente. Con un modo automático sencillo en el que sacaremos buenas fotos con sólo apretar el botón de disparo, el BQ Aquaris X5 Plus también apuesta por el modo manual incluyendo ajustes para contentar a los más fanáticos del control. También guarda las imágenes en formato RAW (DNG). Bien por BQ.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

El enfoque a la hora de disparar puede resultar algo lento y caprichoso, sobre todo si se marca con el dedo una zona pequeña. Las fotografías resultantes son de buena calidad en todas las situaciones; aunque mucho mejores a plena luz del día, algo lógico. De noche los resultados son más arbitrarios; elevándose el nivel de ruido, perdiendo detalle y con posibilidades de que las fotos salgan borrosas: el móvil utiliza por defecto la larga exposición. Otro de los puntos que no me terminan de convencer es el modo HDR: demasiado agresivo en los contrastes con falta de realismo en el resultado.

Aquí tienes una muestra de fotografía tomada con la cámara del BQ Aquaris X5 Plus.

El vídeo saca buena nota en la grabación. Con varios modos, incluido el 4K, se obtienen vídeos con suficiente calidad como para cumplir con la mayor parte de objetivos. También se mantienen en buen nivel la cámara delantera: un sensor Sony IMX219 de 8 megapíxeles con apertura f/2.0 que es capaz de sorprender con sus selfies. Me gustó mucho la experiencia fotográfica proporcionada por este smartphone.

Resumiendo: un móvil que invita a quererlo sin que te haga un agujero en la cartera

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

El BQ Aquaris X5 Plus no es un smartphone que deje los benchmarks por los suelos o que alucine por su construcción y diseño, pero destaca con calidad en todos los aspectos consiguiendo una media más que notable. Sobre todo cuando entra a relucir su precio: por 279 euros se consigue un móvil que no se exprime fácilmente.

No me encontré con problemas graves durante el tiempo que llevo analizándolo. Lo saqué de viaje, lo tuve durante tardes enteras fuera de casa, aguantó más de dos días con un uso bajo… Hasta convence a los que buscan un móvil para alardear de su construcción: el cuerpo metálico y la cara trasera plástica combinan sin peleas para ofrecer las mejores sensaciones en la mano; manteniendo un tamaño adecuado y un peso que, sin ser ligero, tampoco se hace molesto.

Análisis del BQ Aquaris X5 Plus

Está claro que tiene demasiados contrincantes a batir, pero no se me ocurren argumentos para no recomendarlo. Quizá la escasa memoria RAM del modelo base, es algo que se nota en el funcionamiento; también los 16 GB: 32 de partida hubiese estado mejor. Por un poco más, conviene apuntar al modelo de 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento.

Termino el análisis al BQ Aquaris X5 Plus resumiendo mi experiencia en una sola frase:

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge seis meses después

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Se puede ser aficionado a la marca más popular de Android o destacar por convertirse en crítico de ella, pero resulta imposible decir que el Samsung Galaxy S7 Edge es un mal teléfono. De hecho, es el móvil Android más vendido de este 2016; y razones debe tener para ello, sobre todo teniendo en cuenta su elevado precio.

En El Androide Libre ya analizamos el Samsung Galaxy S7 Edge: nos pareció un excelente smartphone. No escapa de sus pegas, como todo producto, pero ofrece lo mejor para alguien que esté dispuesto a pagarlo. Ahora bien: han pasado más de seis meses de su anuncio y también bajó considerablemente su coste. ¿Sigue valiendo la pena?

Me planteé esta pregunta: ¿sigue mereciendo la pena el S7 Edge teniendo en cuenta que le salió mucha competencia? Asumí la tarea de convertirlo en mi móvil personal durante dos semanas para hacerle una nueva review. Y no te imaginarás el resultado. O sí; pero añadiré un poco de intriga.

Características del Samsung Galaxy S7 Edge

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Supongo que las conocerás bastante bien, pero vale la pena tenerlas fresquitas. Aquí están: las especificaciones de este móvil siguen siendo de infarto a pesar de que pasaron seis meses tras su anuncio. Incluso apareció el Samsung Galaxy Note 7 mejorando parte de ellas.

  • Pantalla: SUPER AMOLED de 5,5″ 1440×2560pixeles (76,1% de ratio de pantalla) 534 ppi / Gorilla Glass 4
  • Chipset: Exynos 8890 Octacore
  • GPU: Mali T880 MP12 @ 650 Mhz
  • CPU: Snapdragon 820: 2x Kryo @ 2.15GHz y 2x Kryo @ 1.6GHz / Exynos: 4x A53 @ 1.58GHz y 4x Exynos M1 @ 2.28-2.60GHz
  • 4GB De RAM / LPDDR4-1800
  • Modelos de 32 y 64GB de almacenamiento NAND + Slot para Tarjeta MicroSD de hasta 200GB
  • Cámara trasera de 12 Mpx (Sony IMX260) f/1.7 26mm. OIS, Autofocus. Tamaño de sensor 1.4 µm. Flash LED.
  • Cámara frontal de 5 Mpx. f/1.7
  • Batería integrada de 3600mAh (13.86 WHr)
  • Android 6.0.1 Con Interfaz Touchwiz / Samsung Pay / S-Voice / 115GB de Regalo de Onedrive / Funciones Always ON y Edge
  • WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, MIMO, Bluetooth 4.2 / LTE Cat 9 y HSPA
  • A-GPS Glonass, NFC, MicroUSB 2,0 / Cancelación de ruido
  • Carga Rápida Quick Charge 2.0 ( 60% en 30 min) 100% en 100 minutos /Carga inalámbrica Qi y PMA
  • Nano SIM / ANT +/ Sensor de huellas dactilares / Acelerómetro, giroscopio, Proximidad, Compass, Barómetro, Sensor de frecuencia cardiaca y SpO2
  • Certificado IP68: Resistencia al agua Hasta 1,5 metros de profundidad durante 30 min y Resistencia al polvo
  • Dimensiones: 150,9 x 72,6 x 77mm para 157 gramos de peso / Protección oleofóbica en pantalla y cuerpo
  • Disponible en su lanzamiento en dos colores: Negro y Oro Platino
  • Precio de salida al mercado de 819€. Precio actual: en torno a los 650 euros (depende de la tienda).

Poco más que añadir al diseño: espléndido

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Ya hablamos suficiente en su momento: el Samsung Galaxy S7 Edge es una belleza. Curva que engalana su aspecto sin que empeore su uso, combinación de metal y cristal que crea casi una pieza de arte, diseño pensado a la décima de milímetro para ofrecer las impresiones que uno espera por el precio.

Para mi gusto sigue siendo demasiado cristal, con el deslizamiento que eso conlleva para la cara trasera; pero no se escurre de las manos como muchas traseras de metal. Y es muy manejable, casi como un smartphone de menos de 5 pulgadas.

¿Diseño curvo o mejor pantalla recta? Aquí va sobre gustos, pero tampoco dejaría de recomendar el S7 normal o plano. Las prestaciones son casi idénticas, la pantalla sigue siendo excelente y se consigue una sustancial rebaja sobre el precio final. Tras mi nueva prueba de un Edge he constatado la falta de utilidad implícita de su pantalla; pero es innegable que se ve de lujo. Al fin y al cabo, a todos nos gusta elevar el estatus con el móvil, ¿no?

Funcionamiento: sigue casi imbatible

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Llega el momento clave de la review: discernir si su comportamiento sigue a la altura de un gama alta seis meses después después de presentarse. La tecnología móvil avanza tan rápido que si pestañeas sale un smartphone que deja en pañales al tuyo. Aunque, por fortuna, la inversión que supone el S7 Edge no se echa a perder.

Este móvil de Samsung vuela en todo momento. Rápido, preciso, sin que sufra el más mínimo lag entre aplicaciones, arranques o volviendo a la Home. Su Exynos 8890 y la GPU Mali T880 MP12 no guardan ninguna pega en el rendimiento; a los que se suman la memoria RAM DDR4 y los 32 GB de almacenamiento UFS 2.0: no existe lastre de velocidad.

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Jugar en el Samsung Galaxy S7 Edge es una delicia. No sólo porque ejecuta los juegos con la sencillez de batir mantequilla, también porque la pantalla ofrece una calidad excelente. Detallada, alto nivel de nitidez, muy buena calibración de color con la opción de ajustar los modos para conseguir que su panel Super AMOLED muestre más o menos saturación…

El brillo máximo deslumbra incluso con la luz directa del sol. No importan las condiciones: la pantalla se verá de lujo. Eso sí: el brillo automático no se comporta tan bien en entornos poco iluminados: de noche te puedes quedar sin retinas como te descuides.

Pocas pantallas pueden rivalizar la del Samsung Galaxy S7 Edge a estas alturas del 2016. Y diría que en este segmento sólo puede hacerle cara otro modelo de Samsung: el Samsung Galaxy Note 7. Como pegas están el poco uso que el fabricante le ha encontrado a la curva, que es fácil dar falsos toques al agarrar el teléfono, la “deformación” que sufren las imágenes en los bordes y que hay menús y opciones que, al quedar en las curvas, resultan algo más difíciles de pulsar.

Como es lógico, lo tiene todo. Menos radio FM

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Con todas las conexiones inalámbricas imaginables, alta velocidad en datos móviles y WiFi, Bluetooth, GPS, GLONASS… No se echa de menos nada a excepción de alguna carencia que arrastra la gama alta del fabricante. Como la radio FM.

El Samsung Galaxy S7 Edge será el último móvil importante de la marca que venga con micro USB. Yo hubiese preferido tipo C, igual que en el Note 7, pero esto no implica un punto negativo. El sonido no está mal, sobre todo con auriculares. El altavoz externo distorsiona a un volumen medio/alto; y, por su localización, es fácil taparlo al tener el móvil en vertical.

El lector de huellas también es muy rápido y fiable; aunque queda por detrás de aquellos móviles que apuestan por el desbloqueo sin pulsar un botón sólo por el hecho de tener que apretar. La lectura del ritmo cardíaco con los sensores junto a la cámara es igual de rápida y efectiva; también la medición de oxígeno en sangre y del estrés. Samsung ha mejorado mucho aquí.

Una batería que aguanta lo que le echen

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Una de las ventajas de adquirir el S7 Edge en lugar del modelo normal es que mejora el tamaño de su batería. Esto redunda en la autonomía; consiguiendo una duración acorde con la calidad general del dispositivo. Aquí tengo mis más y mis menos porque tuve días en los que vi caer los mAh como en una tormenta de agosto; con otro punto algo oscuro: Samsung mantiene una infinidad de procesos y aplicaciones en segundo plano que no pueden desconectarse.

Nada como un análisis objetivo para representar la autonomía del Samsung Galaxy S7 Edge. Como suelo hacer en las reviews, le pasé el test de batería de Geekbench 3. Y los datos me sorprendieron: más de 10 horas encendido. 10 horas y 34 minutos para ser concretos.

Si Samsung minimizara el número de procesos activos o dejase su activación en manos del usuario estoy convencido de que la autonomía se multiplicaría. Ésta sigue siendo una de las asignaturas pendientes; que no parece que vaya a solucionar: una de las características clave en los Galaxy es la innovación en software. Para bien y para mal.

Mucho software que se termina desconectando

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Uno de los puntos diferenciales del Samsung Galaxy S7 Edge, y del fabricante en general, es el software añadido en sus modelos. Éste va orientado a exprimir las diferencias de cada smartphone; aunque en el caso de la curva se queda muy por debajo de que logra con la gama Note y su S-Pen.

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

Demasiado software añadido (gran parte se puede deshabilitar), TouchWiz algo más ligero al que le vendría bien Grace UX (es de suponer que reciba esta interfaz en próximas actualizaciones), decenas de procesos ejecutándose en segundo plano a los que no se tiene acceso, multitud de gestos y funciones que, sin desmerecer su utilidad, terminas desconectando para ahorrar batería… Aunque considero que el software implementado es diferencial, quizá resulte algo exagerado.

Una cámara que es puro vicio

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

El aspecto fotográfico es uno de los que más valoro en un smartphone. No se puede decir que 2016 vaya cojo en cámaras móviles, que las hay de todos los gustos y precios. De hecho, hemos visto un salto cualitativo notorio; pero el Samsung Galaxy S7 Edge continúa manteniéndose en el top en lo que a captura multimedia se refiere.

Pensé que echaría de menos funciones de otros móviles o que no notaría tanta diferencia tras haber probado la mayor parte de gamas alta con Android para este 2016, pero qué va: la cámara del S7 Edge te sorprende aunque ya la probaras. Enfoque rapidísimo, capaz de obtener las mejores fotos con un click, inmejorable en tomas nocturnas y un modo manual que, como aficionado a la fotografía, disfrutas con la experimentación.

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

El arranque de la cámara a veces no es tan rápido como debería, pero no hay ninguna objeción una vez el sensor se pone a funcionar. Puedes perderte con la cantidad de modos que hay, pero al final terminas por utilizar dos: el manual y el Pro. Con ambos, y el propio móvil, puedes dejarte la compacta en casa con la seguridad de que las fotos saldrán inmejorables. Incluso captura en RAW.

La grabación de vídeo se mantiene en idéntico gran nivel, igual que la captura con la cámara delantera (quizá algo de ruido incluso en buena iluminación). Grabación en 4K, cámara lenta, vídeos sin temblores gracias al estabilizador de imagen óptico… La combinación fotográfica del Samsung Galaxy S7 Edge es una apuesta ganadora.

Sigue siendo uno de los mejores móviles que puedes comprar

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

A pesar de que salieron otros smartphones que le hacen sombre e, incluso, le superan en algunos aspectos, el Samsung Galaxy S7 Edge continúa siendo una elección segura. Sobre todo ahora que bajó bastante de precio. Sí, no es ninguna ganga. Y sigue siendo caro para la mayor parte de bolsillos. Pero no defrauda.

Hablemos de precio. En la actualidad, y pese a haber salido por 819 euros, puede encontrarse por poco más de 600 (incluso menos aprovechando alguna oferta puntual). ¿Lo quieres más barato? Vete a por un Samsung Galaxy S7 normal: no sacrificarás experiencia más allá de una menor batería y curvas en la pantalla.

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge después de seis meses

¿Merece la pena el S7 Edge antes que un Samsung Galaxy Note 7? Sólo el hecho de verse diferenciados por el S Pen ya los enclava en terrenos distintos; pero la experiencia sin el stylus es bastante similar. Estuve probando el nuevo Note 7 y lo comparé con el S7 Edge. Es algo más grande, más voluminoso y con curvas menos pronunciadas; pero no verás diferencias exageradas. Bueno, en el precio.

¿Cómo resumir en una frase las dos semanas que pasé de nuevo junto al Samsung Galaxy S7 Edge? Me quedo con ésta: “Un móvil de gama alta que ya tiene 6 meses y que seguirá con la misma fuerza y elegancia por más que pasen 6 meses más“. Ya lo echo de menos.

Samsung Galaxy S7 Edge - Smartphone libre Android (5.5Samsung Galaxy S7 Edge – Smartphone libre Android (5.5″, Bluetooth v4.2, 4 GB de RAM, 32 GB, 12 MP), color negro 589 €Encuéntralo en Amazon.es